Saludo del Párroco

“No puedes orar en casa como en la iglesia, donde son muchos los reunidos, donde el grito de todos se eleva a Dios como desde un solo corazón. Hay en ella algo más: la unión de los espíritus, la armonía de las almas, el vínculo de la caridad, las oraciones de los sacerdotes” San Juan Crisóstomo, (incomprehens 3,6).

Dios quiere que esta Parroquia tan peculiar sea un lugar de devoción a Él, a su Madre y  a sus santos y de comunión entre todos. Él nos va a ayudar a aprovechar tantos medios que pone a nuestra disposición para crecer como cristianos y para que llegue la Buena Noticia de la Salvación a los que nos rodean. Todos juntos, desde aquí, podemos “gritar” a Dios para que nos siga animando con su gracia y transformemos el mundo.

D. Ángel Luis Miralles, Párroco