Confirmación

Con el sacramento del Bautismo y la Eucaristía (Comunión), constituye el conjunto de los sacramentos de la iniciación cristiana. Al igual que el Bautismo, es un sacramento que imprime carácter por lo que sólo se puede recibir una vez en la vida. Este sacramento es importante puesto que, como afirma la Constitución Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, une a los bautizados más íntimamente a la Iglesia y los enriquece con una fortaleza especial del Espíritu Santo, convirtiéndolos así en verdaderos testigos de Cristo.

¿Para recibirlo?